Etapa 7. La Puebla de Arganzón-Haro

30,8 Km. Camino Vasco del Interior. Camino del túnel de San Adrián.
La Ruta Mapa y Track Albergues y Alojamientos

La Ruta:

La última etapa dentro del territorio vasco, que poco a poco nos irá adentrando en La Rioja. Salimos de La Puebla de Arganzón, (municipio que por razones históricas y políticas se haya situado en el condado de Treviño, perteneciente a la provincia de Burgos),  por la antigua nacional paralela a la vía del  tren tras haber pasado por la C/ Santiago,  la plaza Mayor, la iglesia gótica de Nuestra  Señora de la Asunción, el hospital de San  Juan y la ermita de la Virgen de la Antigua y  antes de llegar a una urbanización, en una  marquesina giramos a la izquierda para  cruzar el puente de la vía del tren.

Tras el puente tomamos el desvío a la  derecha hacia Burgueta; es una carretera  secundaria de un solo sentido y con poco tráfico que nos lleva a Burgueta cruzando la autovía A1 por debajo.  Tras pasar este pueblo sin servicios y último del Condado de Treviño comenzamos un suave ascenso hasta un collado en el que se abandona el Condado y entramos nuevamente en la provincia de Álava, reencontrándonos otra vez con la señalización del Gobierno Vasco. Una vez superado el collado descendemos hasta Estavillo, población sin servicios que no hace falta cruzar.

Nos encontramos nuevamente en la llanada  alavesa por este lugar de cereales. Nada  mas salir de Estavillo, detrás de una señal  de tráfico pero bien señalizada encontramos  la bifurcación por un lado hacia Miranda de  Ebro y Burgos (Via de Bayona); y por otro  hacia Santo Domingo de la Calzada (Camino  Vasco). Nosotros debemos ir hacia la  izquierda, por un largo camino de cereales, paralelo en este tramo al peaje de la autopista. Una vez sobrepasado el peaje, el Camino se aleja de la autopista para subir el sencillo Alto de Lezama y posteriormente tras algunas subidas y bajadas sin pérdida, aparece ante nuestros ojos escondida en un hoyo la localidad de Berantevilla (km 12).

Pasamos bordeándola dejándola a mano izquierda y tras cruzar un río, y ya a la salida de la localidad, nos encontramos un crucero de piedra y forja que nos indica coger un camino al lado de la carretera. A escasos metros del cruceiro se encuentra el cementerio y un pequeño parque que era el antiguo cementerio, desde este lugar giramos a la izquierda y comenzamos la sencilla ascensión hasta el Collado de San Cristóbal, una zona arbolada. Desde este lugar comienza la bajada a Zambrana (15,3 kms), que llegaremos en 20 minutos, localidad con un bar.

Salimos de la localidad de Zambrana por la calle Juan de Lazcano y una pista asfaltada que se convierte en parcelaria; en un rato llegaremos a las ruinas de la Venta del Río (un molino) e inmediatamente al arcén de la carretera N-124, por el que habremos de caminar irremediablemente durante casi 2 kilómetros hasta pasar una antigua yeseria abandonada con una torre octogonal, donde deberemos coger un camino a la izquierda bien señalizado.

Comienzan a surgir los  campos de vid por las  laderas, que anuncian la  proximidad de La Rioja. Una  pista con altibajos nos lleva  a rodear la última localidad  alavesa: Salinillas de  Buradón (22 km). Aunque el  camino  no penetra en el  casco  histórico merece la  pena  adentrarse en él por la  puerta norte de su muralla para descubrir esta sorprendente localidad que posee un bar. Desde Salinillas, por una pista forestal iniciamos una larga subida por un bosque de vegetación mediterránea sobre todo encinas y enebros, para llegar, en la ascensión mas dura del día, al portillo de la Lobera, donde descubriremos unas vistas maravillosas de gran parte de La Rioja: Briñas, Haro, Santo Domingo de la Calzada e incluso en el horizonte la sierra de la Demanda.

La bajada hacia Briñas (primer pueblo de La Rioja) es difícil por ser de piedra suelta y muy empinada y deteriorada y especialmente peligrosa para bicicletas de montaña, tal como está indicado en una pintada que hay en una caseta en el portillo.

Al final de la bajada nos encontraremos una señal metálica que muestra un croquis del Camino Vasco a su paso por La Rioja, estamos en el límite de provincia; tras ella surgen 2 caminos, el de la izquierda, mas corto, baja directamente a Briñas, el de la derecha da un pequeño rodeo para pasar junto a una picota jurisdiccional y entrar en Briñas por otro lugar junto a una rotonda de la N-124.

Una vez en Briñas, entrando por el camino mas corto encontramos un humilladero (siglo XVII) y un cruceiro (siglo XVI). El pueblo es de extraordinaria belleza y muy bien conservado y enclavado como una terraza con vistas hacia el Ebro, con todos los servicios, el Camino nos lleva  a la iglesia de la localidad y  tras subir las escaleras nos  baja por una de sus calles a  un camino que avanza por la  vereda del río Ebro durante  1,5 kms aproximadamente  hasta llevarlos a un puente  medieval de estilo gótico  impresionante del siglo XVI,  aunque su primera  construcción se remonta al siglo XI. Nada mas cruzar el puente del Ebro giramos a la derecha y entramos en la ciudad de Haro (con todos los servicios) por la zona de sus bodegas (Capital del Rioja). Por la Avenida de la Costa del Vino cruzamos el rió Tirón y llegamos a la plaza subiendo por la calle Navarra. El Albergue se encuentra en la Avenida Juan Carlos I. A descansar, la etapa ha sido dura.