10ª etapa. Cuenca de Campos-Melgar de Arriba. Bitácora.

1 de mayo de 2014. Cuenca de Campos-Melgar de Arriba. 26 kms

Salimos del albergue de Melgar a las 9:00 después de haber desayunado y recogido todo dirección Villalón, que está a unos 5 kms.

Después de 1 km entramos a ver la ermita de San Bernardo y seguimos caminando por una pista que sale a la izquierda. Llegamos a Villalón a eso de las 10:ooh y en la iglesia salen a nuestro encuentro los dos hospitaleros: Pepe y Lorenzo que nos invitan a un café. Compramos el pan y nos enseñan el albergue de Villalón que es una maravilla y que ayer tuvo unos cuantos peregrinos viendo el partido. Sellamos nuestras credenciales y los hospitaleros nos dan un poco de pasta, jamón y un tomate para nuestra comida o cena. Nos acompañan un poco en nuestro Caminar.  Un agradable “secuestro” que tanto se agradece en el Camino. Un poco de charla peregrina nos viene fenomenal. Compartir experiencias, amigos, inquietudes…

Seguimos por una pista ancha y muy cómoda. El día está estupendo. Luce un sol que ayuda a caminar con entusiasmo. Nos quedan unos 7 kms hasta Fontihoyuelo.

Hasta aquí nos han acompañado Pepe y Lorenzo que se vuelven a atender el albergue. Seguimos tranquilamente por estas pistas hasta la localidad de Santervás, sin ningún problema.

En Santervás hacemos uno de nuestros merecidos descansos, porque el Camino no es sólo andar y andar. De vez en cuando hay que parar y tomarse una cervecita fresquita. Compramos en la tienda-bar que hay al lado del albergue. La verdad es que se está genial y nos da una pereza increíble levantarnos y seguir nuestro camino. Los dueños del bar son los hospitaleros. Les decimos que queremos seguir hasta Melgar de Arriba y ellos nos indican cómo llegar.

Nos damos un corto paseo para ver la iglesia y un poco el pueblo.

Antes de salir vemos a Jose, el peregrino que también durmió ayer en Cuenca. Le decimos que en el  bar nos han tratado genial y también él se queda a comer y reponer fuerzas. Nosotras seguimos y como a 1 km paramos en la puerta de una huerta a comernos un deseado bocata de salchichón. ¡Nos pasamos todo el día comiendo! A lo lejos vemos el polvo que hace un coche que viene por la misma pista por la que hemos venido nosotras. ¡No será el dueño de esta huerta!

Pues sí . Nos dice que no nos levantemos y nos da una lechuguita (previamente pedida por mi hermana). Terminamos tranquilamente de comer y de descansar sobre nuestra “manta de merienda” (un trozo de aislante de esos con los que se protegen los electrodomésticos, muy apañado). Levantamos el tenderete y continuamos hacia Melgar. Tras una bajada cruzamos un puente y tenemos que girar a la izquierda, abriendo camino entre un campo de hierba alta que nos llega a las rodillas. Mejor no preguntar qué se puede esconder por ahí abajo. Vamos haciendo camino. ¡A lo mejor nos hemos equivocado! No, un poco más adelante volvemos  a ver la pista que seguimos.

Llegamos a Melgar y nos acercamos hasta el bar de Gloria para pedir las llaves del local de acogida. Está un poco descuidado. Limpiamos un poco el baño y barremos antes de ducharnos e instalarnos. Nos damos una  ducha calentita y salimos a dar un paseo por el pueblo. Otra cerveza. Escribo un poco en el diario y volvemos al albergue para prepararnos la cena. Una gran ensalada y pasta con jamón y salchichas. Como en la cocina no hay fuego, ni vitro, sacamos nuestro pequeño camping-gas y preparamos nuestros manjares de esta noche. Hace una tarde estupenda así que decidimos sacar la mesa a la calle y comer a la luz de las estrellas.

La farmacéutica del pueblo, Fátima, echa un ratito con nosotras. Es de Muros del Nalón. Pueblo que ya conozco por haber pasado  por allí en bici, haciendo el Camino del Norte y por haber pasado cerca algún verano. Hay muchos gallegos por estas tierras porque a principios del siglo XX se venía “al secano”.

Nos acostamos como a las 22:00h y ponemos el despertador. Mañana, y sin que sirva de costumbre, queremos madrugar.

¡Buenas Noches!

Al día siguiente….

FOTOGRAFÍAS DE LA ETAPA: