10ª etapa. León-Rabanal del Camino. Bitácora.

18 de agosto de 2.006.León-Rabanal del Camino

Salimos de León sin prisas, a eso de las 10:00 después de desayunar en la hospedería de las monjitas.
Después de habernos preparado unos bocatas para el almuerzo con las viandas que teníamos para desayunar, no es que nos dieran precisamente la bendición esa mañana, hecho que no nos preocupó porque ya nos habían bendecido la noche anterior.Me explico. Como el desayuno ya estaba incluido en el precio decidimos prepararnos unos bocatas para media mañana y a la señora encargada no le gustó mucho que nos llevásemos la comida del desayuno. Pero nuestro bolsillo cada vez anda peor y esto nos supone un buen ahorro.

Cuando salimos no está lloviendo pero hace un frío del carajo. Seguimos con todo lo que llevamos de abrigo y la tubular tapándonos la garganta. Las primeras pedaleadas son durísimas para Rosa hasta que los músculos entran en calor. Salimos por el Puente se San Marcos, haciéndonos antes las típicas fotos con el peregrino de bronce que hay frente a la puerta del Hostal San Marcos. Ya se van viendo más peregrinos. Aquí empezamos nuestro primer Camino y ya entonces sabíamos que no iba a ser el último, pero nuestro compañero de aquella andadura, Anasta, nos lo aseguró cuando nos lo encontramos en Villafranca del Bierzo el 19 de agosto de 2.004; y de hecho nos volvimos a encontrar con este adicto al Camino cuando llegamos a Triacastela. Un recuerdo para tí en estas líneas.
Catedral de León. Comienza un nuevo dia de peregrinar.

Salimos de León un poco mejor que entramos pero también es un poco rollo porque había bastante tráfico y teníamos que ir por la carretera porque nos parecía mal subirnos a la acera con los peregrinos a pie que ya iban siendo muchos. Cruzamos Tardajos del Camino sin darnos cuenta. Enseguida La Virgen del Camino. En este lugar la Virgen se apareció a un pastor en el siglo XVI por lo que se construyó un santuario junto al que se ha construido el actual templo, con ornamentos en su fachada principal den un hermoso grupo escultórico en hierro del maestro Subirach. Este excelente ejemplo de la novísima arquitectura e imaginería religiosa es una buena muestra de cómo combina plásticamente la vieja imagen de Nuestra Señora y su retablo barroco con las nuevas fórmulas y formas estéticas. Es un bello homenaje del arte Contemporáneo al Camino de Santiago.

Seguimos hasta Valverde de la Virgen y cuando llegamos a San Miguel del Camino, se nos eriza el vello. Hace dos años, Agapito nos ofreció su huerta para sentarnos a comer a la sombra, con unos tomates de su huerto, una rodaja de melón fresquito y riquísimo y toda su amabilidad. Es un buen amante del Camino y siempre está dispuesto a ayudar a los peregrinos. Comimos un par de caramelos de los que pone en la puerta de su casa para que los peregrinos recuperen algo de sus fuerzas y le escribimos unas palabras de agradecimiento en una libreta que deja para que los que por allí pasemos le contemos algo. Gracias a gente como esta el Camino sigue vivo porque hay otros que con sus abusos hacen que en ocasiones te piensen si de verdad estás realizando una peregrinación o una ruta turística.

Agapito no te olvidamos
A 20km de León se encuentra Villandangos y aunque en algún momento del Camino ha chispeado aquí no llueve pero sigue haciendo fresquito.

A los pocos kilómetros el cielo ya está de un gris que asusta y como era de esperar comienza a llover como si no lo hubiera hecho en siglos. Si no fuera porque vamos sobre bicicletas en vez de sobre dos burros se diría que es el diluvio y que en breves momentos Noé nos va a invitar a su Arca. Pero no, no nos engañemos, no hay Arca, sólo dos bicis que se mueven con el impulso de nuestras piernas, mucha agua por arriba y por abajo y mucho, mucho frío. Y lloviendo, lloviendo, lloviendo, llegamos a Hospital de Órbigo. Su puente es alucinante. Tuvo aquí lugar la caballeresca aventura del Paso Honrosso que tuvo lugar durante el año santo de 1434, cuando el caballero leonés Suero de Quiñones, desafiando a cuantos lo pasaban en la palestra que montó cercana al puente, hasta romper así trescientas lanzas en honor de su dama.  El puente conserva algunos arcos del siglo XIII, es muy largo e irregular, lo que le asemeja al de Villarente.

Nos paramos para hacer una foto y en ese momento pasa Óscar (el de Burgos) con otro peregrino. El otro le dice que paren para echar una foto pero Óscar le mira, empapado como nosotros, abre y cierra los ojos y le dice “Ya está hecha la foto”. Nos hace gracia la situación porque nosotros seguimos parados intentando que la cámara no se nos moje y podamos inmortalizar este momento. Al llegar a los soportales del pueblo nos refugiamos un poco, buscamos unos bollitos para tomar algo y sobre todo para intentar quitarnos algo de agua de encima. Allí están Óscar y el otro peregrino, haciendo lo mismo que nosotros. No paramos mucho porque queremos llegar hoy a Rabanal y todavía nos quedan muchos kilómetros y con mal tiempo.

La foto del “Passo Honroso”

Estamos a 17 kms de Astorga. Sigue lloviendo a ratos. Seguimos por el camino porque sabemos que para nosotros es la opción que más nos va a gustar ya que no somos muy amigos de la carretera, sobre todo a Rosa le  da verdadero pánico.  Dejamos  la  compañía de la N-120 y seguimos hacia Villares de Órbigo, Santibáñez de Valdeiglesias, San justo de la Vega y por fin, en el horizonte divisamos Astorga.

Paramos en el crucero de Santo Toribio para hacernos una foto y bajamos hasta Astorga, seguimos las flechas amarillas que nos hacen subir por una cuesta empinadísima, ya lo sabíamos pero nos gusta repetir el recorrido que hicimos anteriormente. Llegamos a la Catedral, nos damos una vueltecita y preparamos unos bocatas que nos tomamos en un banco a la espalda de la Catedral. Sabemos que aún nos quedan muchos kilómetros así que no nos demoramos demasiado. Nos tomamos un café calentito y de nuevo nos subimos a las bicis.

Astorga duerme su sueño inmemorial en la llanura, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia oriente, siempre preparada para ver un nuevo amanecer. Sobre su remoto origen, de posible capital de los astures, asentó su primera forma de ciudad al mismo tiempo que León como ciudad romana, de cuyo tiempo aún tiene un alcantarillado y la Ergástula y restos de sillares y lápidas que se encuentran entre la muralla o bajo algún edificio de nueva construcción. Aún hay restos de las viejas murallas romanas reedificadas en 1230, y hasta el siglo XIX llegaron sus cinco puertas, que ya no existen. Una de ellas era la Puerta Sol o del Este, que fue entrada de los peregrinos.

Su Catedral es una impresionante construcción de piedra rojiza muy trabajada en la que predomina el barroco. No dejéis de ver el retablo mayor de Gaspar Becerra, el púlpito de nogal que puede ser del mismo autor, y sobretodo la impresionante Inmaculada de Gregorio Fernández, la Virgen de la Majestad., hermosísima talla románica del siglo XI.

Seguimos nuestro duro peregrinar, con lluvia y frío de nuevo pero debemos seguir. Hoy va a ser un día larguísimo.

Llegamos a Murias por el andadero que discurrre paralelo a la carretera. Se ve la arquitectura maragata, con las espadañas en las iglesias. Santa Catalina de Somoza, El Ganso y una subidita constante hasta Rabanal.

El Camino está en obras y hay mucho barro por todos los sitios. Veo cómo Rosa se baja de la bici para intentar sortear los barrizales. Su cara de cansancio en ocasiones me estremece. Es increíble la fortaleza que esconde, y eso que sólo lleva un año y medio montando en bici.

Nos hacemos una foto en el roble del Peregrino y seguimos subiendo hasta entrar en las calles empedradas de Rabanal. Son las 20:00 horas. Y sigue lloviendo. buscamos habitación y conseguimos una doble en la Posada el Refugio por 48 euros, nos sigue pareciendo un abuso pero no hay otra cosa. Dejamos las bicis junto a otras que hay en la entrada y subimos a nuestra habitación que la verdad es que está fenomenal y hasta con la calefacción puesta en agosto.

Es el cumpleaños de mi madre así que hablamos con ella, con mi padre y con mis hermanos que nos dan muchos ánimos. Falta nos hace.

A las 21:30 escuchamos misa en la Iglesia de los monjes benedictinos para recibir la bendición. Muy emotivo.Sólo esperamos que mejore el tiempo porque es mucho sufrimiento montar en la bici, lloviendo, con viento de frente y frío. Seguimos sin entender cómo puede hacer tanto frío en agosto.

Rosa en Rabanal del Camino

KILÓMETROS RECORRIDOS: 71kms.
DESNIVEL ACUMULADO:

Al día siguiente…
Top