4ª etapa. Pontevedra-Caldas de Reis. Bitácora.

30 de Diciembre de 2.007: Pontevedra-Caldas des Reis (24 kms)

Como ayer nos acostamos agotados y bastante tarde, nos hemos despertado a eso de las 8:00, así que hemos salido un poco tarde del hotel. Mientras que preparaba el desayuno en el baño,  se me ha caído la cacerola que tenía llena de leche en el camping gas y lo hemos tenido que recoger todo como hemos podido con papel y las toallas. Cualquier día nos niegan la entrada a los hoteles. ¡Empezamos bien el día! .

Se me pasa por la cabeza ese refrán que dice “lo que mal empieza, mal acaba” pero espero que esta vez no se cumpla. Salimos del hotel casi a las 10:00 y afortunadamente hace una mañana estupenda. Da gusto andar, nublado pero sin agua y sin frío. La etapa se prevee  muy bonita. Las primeras corredoiras se han hecho esperar pero al final hemos dado con ellas.

Aurora y Rosa en Ponte do Burgo a la salida de Pontevedra, cruzando la ría.
Salimos de Pontevedra e intentamos sellar en La Peregrina pero están en misa- Vamos a San Francisco pero no tienen sello, así que seguimos. Ya encontraremos algún sitio para sellar. Nos encontramos con unos peregrinos, Raúl y Andrea, que salieron de Puente de Lima y que nos van siguiendo los pasos. Raúl es de Huelva y Andrea es portuguesa. Nos vamos cruzando todo el Camino y con ellos llegaremos hasta Santiago. Se han quedado asombrados al ver a Aurora. Al principio pensaban que íbamos de excursión y cuando nos han visto las conchas en las mochilas es cuando nos han preguntado si Aurora lleva con nosotros andando desde que salimos. Sí, Aurora ha andado lo mismo que nosotros y ha pasado lo mismo que nosotros y se ha mojado lo mismo que nosotros.
Ver la frescura con la que va andando Aurora y el buen humor que lleva siempre, les anima porque en algún momento ellos se ven bastante más cansados que ella.

El Camino Portugúes entre Alba y Barro.

En Barro nos desviamos hacia el albergue porque queremos sellar las credenciales pero está como a un kilómetro fuera del Camino y decidimos seguir hacia  La Seca.

Llegamos a Briallos y esta vez sí que vamos en busca del albergue aunque está un poco alejado del Camino. Aquí conocemos a Nicolás, un peregrino valenciano que va solo desde Tuy y que ya ha oído hablar de nosotros a las hospitaleras de O Porriño ya que pasó por allí un día después de que lo hiciéramos nosotros. Nicolás es una bella persona que ha congeniado muy bien con nosotros, pero sobretodo con Aurora que lo considera su amigo y le ha llegado a coger un gran cariño.  Tenía pensado quedarse en este albergue a dormir pero decide venirse con nosotros hasta Caldas. Nosotros seguimos andando porque no hemos comido todavía y él quiere despedirse del hospitalero. Así que quedamos en ir viéndonos por el Camino. Lo cierto es que no nos volvemos a ver hasta que llegamos a Caldas y estamos todos como locos buscando habitación ya que las monjitas de La Encarnación no nos dejan dormir en su colegio.

Primero les negaron hospedaje a Raúl y Andrea y  luego a nosotros. Nos hemos quedado un poco perplejos porque  pensamos que para unos peregrinos siempre debe haber un sitio donde pernoctar pero aquí en Caldas nos ha resultado muy difícil. Nicolás,. que ha llegado tardísimo y extenuado ha pedido un sitio donde dormir al cura y también se lo ha negado, le envía a una pensión que se encuentra cerrada. Son las nueve de la noche y seguimos dando vueltas. Raúl y Andrea se vuelven al albergue de Briallos en autobús para regresar mañana a Caldas de la misma manera y seguir así su Camino.

Nicolás y nosotros preferimos buscar una pensión en la que nos cobran lo mismo que si se tratara de un hotel de tres estrellas, pero a estas horas ya no tenemos ganas de seguir buscando así que nos quedamos a dormir en la fonda donde nos acoplamos los tres en una habitación doble por la que nos piden 35 euros y el cuarto de baño fuera y sin calefacción. Menos mal que nos dejan un radiador en el pasillo con un tendedero para poder colgar la ropa que hemos lavado. Nicolás se queda en una habitación individual en el misma fonda. Quedamos en vernos durante el Camino porque es mejor que cada uno vaya a su ritmo porque nosotros con Aurora paramos más veces y nos entretenemos un montón.

Aurora, a pesar de las dificultades de hoy, es una jabata, con la presencia de Nicolás, Raúl y Andrea  se ha animado mucho en esta etapa.

Al día siguiente…

FOTOGRAFÍAS DE LA ETAPA: