6ª etapa. Grandas de Salime-A Fonsagrada. Bitácora.

Día 12/08/2011. Grandes de Salime-A Fonsagrada. 27 kms.

Salimos de Grandas pronto, a las 07:20 horas; no queremos que nos pase lo de ayer y sabemos que la etapa es dura. El cielo amanece con pocas nubes.

El Camino empieza en subida pero por poco rato, pronto empieza a llanear

Pasamos por las aldeas de La Farrapa y Cereijeira y a 5 kilómetros aproximadamente de Grandas llegamos a la localidad de Castro.

En éste pueblo pequeño tiene un albergue municipal y una casa rural.

Al aproximarnos al albergue, observamos que alguien nos está saludando desde él. Para nosotros es una gran sorpresa encontrar de nuevo con Victor y su primo Jose Manuel, nuestros amigos bicigrinos sevillanos, que conocimos en el albergue de Bodenaya, y que posteriormente cenamos en Berducedo con ellos.

Paramos un rato con ellos, nos comentan que estuvieron sin agua por una avería en el albergue y que nadie lo arregló. Menos mal que por mediación del Hospitalero Juan Pablo, pudieron ir a ducharse al Hotel Rural “Chaosa Martin” de la misma localidad

Con Victor y José Manuel en el albergue de Castro.

Nos despedimos de ellos sabiendo que esta vez si será la última vez que nos veamos al menos en este Camino, ellos pretenden llegar hoy a Cadavo Baleira; por lo que ya será imposible volver a verlos.

Tras Castro se llega por un sendero a una pequeña y solitaria ermita blanca, luego con tramos de carretera pasamos por Xestoselo y Peñafuente, el último pueblo de Asturias por el que pasa el Camino; donde por fin dejamos la carretera para inicial la ascensión al Puerto del Acebo.

La subida se nos hace dura, son las 10:30 horas cuando la iniciamos, y el calor ya empieza a pegar; al poco volvemos a cruzar la carretera AS-28, esta vez ya para iniciar el último tramo de la subida, el mas duro, pero pronto llegamos a los aerogeneradores que coronan el Alto del Acebo.

Al poco, el Camino cruza lo que supuestamente es la frontera entre Asturias y Galicia, señalizado con una placa de pizarra y unas piedras a modo de raya divisoria en el Camino, que se puso en un encuentro de peregrinos astur-galaico.

Rosa en la “frontera”

Luego ya en bajada hasta el Puerto del Acebo donde solo hay una venta “O Acebo”, paramos a tomar una cervecita pues vamos con calor. Como el mundo es un pañuelo, nos encontramos a un grupo de peregrinos que son amigos y del mismo pueblo de una compañera de trabajo de Rosa: Cenicientos. También aquí nos encontramos a Belinda y Lorenzo, el matrimonio toledano que van con su hijo y su sobrino y que hemos visto ya varias veces.

Con unos peregrinos de Cenicientos

A partir de aquí la vieiras señalizan de manera contraria al tramo asturiano, por lo que los primeros kilómetros estamos un poco despistados aunque ya lo sabemos, hasta que nos acostumbramos.

Son las 12:15 cuando salimos del bar “O Acebo” decidimos comer en A Fonsagrada quedan 11 kilómetros pero menos el final todo es practicamente llano, o al menos eso parece, pero esta lleno de toboganes.

Hace mucho calor y hay pocas sombras, pasamos siempre en andaderos próximos a la carretera por las aldeas de Cabreira, Fonfría, Berbeitos y Silvela con una preciosa ermita a la salida llena de referencias jacobeas.

Cuando ya parece que A Fonsagrada está al alcance de la mano llega la témida cuesta de acceso al núcleo urbano, última espina ya de esta larga etapa.

Llegamos a A Fonsagrada a las 15:00 horas.

La historia de A Fonsagrada está muy unida al Camino Primitivo: Los peregrinos procedentes del Alto del Acebo, aprovechaban el agua de se Fontem Sacra, oraban en la iglesia de Santa Maria y eran acogidos por los monjes de un hospital que hubo anexo a la capilla.

Vamos a la pensión Manolo, que es la misma que cuando estuvimos en el 2007. Comemos, duchita y echamos siesta.

Luego por la tarde, a dar un paseo, hacer la compra y probar el exquisito pulpo de A Fonsagrada. Después a misa y la bendición del peregrino, y luego a sellar con el cura, un hombre mayor y enfermo, que nos lleva a su oficina junto con Lorenzo y Belinda, para obsequiarnos con una gran cantidad de sellos de la iglesia, algunos muy antiguos. La credencial queda preciosa.

Rosa en la Fontem Sacra

Cenamos en la pensión y pagamos 51 euros por la cena de los 2 y la habitación. Nos vamos a dormir.

Al día siguiente…

FOTOGRAFÍAS DE LA ETAPA:

Top