6ª etapa. Vilavedelle-Gontán. Bitácora.

6ª Etapa. Vilavedelle-Gontán. Día 09/08/2009. 54 kms.

A la mañana siguiente no madrugamos mucho. Nos levantamos y sobre la mesa nos han preparado un desayuno de hotel de cinco estrellas. Dios mío cómo se come por estos lares.

Nada más salir de la casa, bajamos una pequeña cuesta que nos lleva bajo la vía del FEVE y vemos la flecha amarilla que nos indica que el Camino va por medio del monte. Allí vamos. Sabemos que esta etapa va a ser algo durilla pero por lo menos no llueve. Que ya es bastante.

Por fin, tras una dura subida llegamos a Trabada. Desde allí, en una preciosa bajada, llegamos a Lourenzá, donde enganchamos otra vez con el Camino del Norte, con la variante de Ribadeo.

Vemos de nuevo en el horizonte el cielo negro, negro, negro. Pero tenemos la esperanza de que siga sin llover.

A la salida de Lourenzá nos encontramos tramos del Camino muy embarrados. Las bicis se quedan atoradas pero como no llueve, decidimos que vamos a seguir por el Camino hasta Mondoñedo.

Al llegar a Mondoñedo nos encontramos en plena Edad Media. Su plaza es un mercado medieval, Comemos una empanada y unas cervezas, echamos unas fotos, descansamos un rato, charlamos con peregrinos, que ya iba siendo hora de encontrarnos con alguno, y seguimos nuestro Camino.

Después comienza la durísima subida a la Terra Chá, una impresionante llanura a 600m de altitud en el norte de Lugo. En total son unos 8 kms hasta Lousada, una pequeña aldea dormida en el silencio del tiempo.

Bajamos hasta Gontán. Según vamos llegando el número de peregrinos es impresionante. Cuando llegamos al albergue está completo aunque aún no ha llegado toda la gente que se supone que lo va a llenar. No tiene donde colocar la tienda y estamos agotados así que decidimos bajar al río y colocar nuestra tienda en un prao al otro lado del río. Tenemos nuestra pequeña habitación doble con un impresionante salón con una alfombra verde y dos caballos que vigilarán nuestros sueños esta noche. Nos aseamos en el río y lavamos un poco la ropa, sólo lo imprescindible porque el agua está helada. Nos vamos a cenar prontito para acostarnos y recuperar.

Top