5ª etapa. Monte do Gozo-Santiago de Compostela. Bitácora.

4 de abril de 2.007: Monte do Gozo-Santiago

 

Desayunamos en el albergue las cuatro. Preparamos con nuestro camping-gas leche calentita y unos bollos, galletas y madalenas que hemos recopilado entre las cuatro. Bajamos las cinco, junto a Princesa, despacio hasta Santiago.

Mercedes, Ana Belén y yo, esperando a Cornelia y a Princesa.

La entrada a Santiago es impresionante, como siempre.  Cornelia anda algo apurada con su burra porque no sabe muy bien qué va a hacer con ella en Santiago. De momento la gente sólo nos mira pero los municipales tarde o temprano algo nos van a decir. Cuando llegamos a la Plaza del Obradoiro se nos saltan las lágrimas. Nos fundimos en un abrazo. ¡Lo hemos conseguido!.

Como es pronto nos vamos a por la Compostela. Al salir, Cornelia nos pide que le vigilemos a Princesa mientras ella hace algunos trámites para ver dónde la deja esta noche. Nos quedamos Mercedes, Ana Belén y yo con Princesa, al solecito, charlando. Nos entra un periodista que nos quiere hacer unas fotos y un video. Mientras se va a por la cámara, tenemos la suerte de que llega Cornelia y se hace ella con la situación. Todo el mundo nos saca fotos. ¡No es para menos!. Cuando está todo arreglado, Cornelia se va con Princesas y nosotras nos quedamos a oir la Misa del Peregrino.

Las cinco: Princesa, Cornelia, Ana Belén, Mercedes y yo.

Después buscamos una pensión para Mercedes y Cornelia, que se van a quedar otro día más en Santiago. Se quedan en  la Pensión San Jaime, en Rúa Vilar 12, 2º. Está bien y muy limpia. Nosotras volveremos a casa esta noche. Comemos en “Manolo”, menú muy variado y barato.

Mercedes se va a la estación a cambiar su billete. Quedamos en la Plaza del Obradoiro a las 18:00h. Nos pilla una procesión de Semana Santa. La seguimos un rato y nos despedimos porque tenemos que bajar hasta la estación. A las 21:30h. ya estamos esperando el tren.

¡Todo se acaba! Esta vez iremos un poco más desahogadas porque la cabina es de cuatro en vez de seis.

¡Buen Camino a todos! Y gracias por estar ahí, Y recordad aquellas palabras de Anasta:

“EL CAMINO ENGANCHA”

¡¡¡¡Va por tí, hermana!!!!