5ª Etapa. Espinama-Portilla de la Reina

5ª Etapa. Espinama-Portilla de la Reina. 8 de agosto de 2017.  27,2 kms. 980 metros de desnivel acumulado. Bitácora.

Salimos de Espinama amaneciendo; la etapa es larga y con un gran desnivel así que no perdemos tiempo. Tras desayunar en el albergue vamos en dirección a el murallón que conforma Buen Dé. Las vistas en nuestra aproximación a éste son sorprendentes: todo el circo y a la izquierda, comandando todo, el imponente pico de La Remoña.

Cruzando todo Fuente Dé; al final, donde termina la carretera, comienza la senda de La Remoña; una preciosa senda que en aproximadamente 9 kms nos llevará a la Horcada de Valcavao.

La subida es impresionante y durante el trayecto, se suceden, como por arte de magia; nuevos paisajes que conforman un todo imponente. Siempre con excepcionales vistas del macizo central de Picos de Europa (Los Urrieles) a nuestra derecha.

De entre todos los paisajes de la subida destaca la aproximación al Tiro Pedabejo, el acceso a la Vega de Liordes y el sublime cordal que forman los Picos de Friero: entre los que destaca la Torre de Salinas, la Torre de Liordes y sobre todo la Torre de Friero; todos con alturas superiores a los 2400 metros.

Poco después de esta vista, entramos en la provincia de León. El tiempo comienza a cambiar de repente, se nubla primero, luego alcanzamos en nuestra ascensión la niebla y un frío polar, increíble en el mes de agosto lo inunda todo. La niebla apenas nos deja ver nada, y el frío en nuestras piernas (con pantalón corto) se hace mas que evidente.

Llegamos a la Horcada de Valcavao (1790 metros) el punto mas alto de todo el Camino Vadiniense; 6 metros por debajo del paso de la Fuenfria en el Camino de Madrid. Apenas podemos parar; sabemos que desde aquí hay unas vistas impresionantes que ya hemos disfrutado en anteriores ocasiones de parte de Los Urrieles, del tajo del Cares y del macizo occidental de Picos (Cornión); pero esta vez no va a poder ser, la niebla lo tapa todo y el frío nos impide parar mucho tiempo. Habrá mas ocasiones.

Continuamos por pistas de tierra hacia el Puerto de Pandetrave, donde enlazamos con la carretera que viene sed Portilla de la Reina a Posada de Valdeón. Desde este punto iniciamos una larguísima bajada por carretera, que a nuestro juicio se podría modificar el trazado del Camino en ese tramo. (Ver Apuntes de actualidad del Camino Lebaniego).

Antes de llegar a Portilla paramos en un pradito precioso al lado del río a comer que ya va siendo hora y echarnos un poco la siesta. Seguimos ya sin paradas hasta Portilla. Dormimos en el “albergue”, habitación doble a 40 € y cenamos un menu casero de lujo en el bar “Las Tres Provincias”, no os lo perdáis.

A dormir. Mañana mas…

Al día siguiente…

Las Fotografías de la etapa:

Top