1ª etapa. A Fonsagrada-Cadavo Baleira. Bitácora.

23 de Agosto de 2007. Prólogo

Después de una breve preparación, ya que esta peregrinación surgió de una manera muy espontánea, empezamos nuestro primer Primitivo y tercer Camino juntos.    Nos hemos levantado nerviosos como niños antes de una excursión, y hemos ido a recoger el coche de alquiler que nos llevará a Lugo.

El viaje ha sido muy tranquilo. Paramos en Astorga, que estaba en fiestas, para tomar una cervecita, y luego directos para Lugo.

Al llegar  a Lugo hemos tenido tiempo de ver esta hermosa ciudad, la Catedral e incluso dar un paseo por su impresionante y cuidada muralla romana y ver las puertas de Santiago y San Pedro, que es por la que entró Alfonso II El Casto Rey de Asturias y primer rey que peregrinó a Santiago  (de ahí su nombre: Camino Primitivo).

En la Catedral, hemos rezado una oración y hemos pedido a Dios que nos ayude en este nuevo peregrinar.

 

Muralla Romana de Lugo

 

A las 19:00 horas cogimos un autobús desde Lugo hasta A Fosangrada que tardó 90 minutos en hacer 55 kilómetros por una estrecha carretera de montaña hasta llegar a nuestro destino.

A Fonsagrada es un pequeño pueblo enclavado en las verdes montañas que hacen frontera entre Galicia y Asturias, a 170 kms de Santiago y a 8 kms de la frontera astur.

Elegimos este lugar como comienzo de nuestro Camino por ser el primer pueblo de Galicia del Primitivo y debido a los pocos días de los que disponíamos en esta ocasión.

Nos hospedamos en la pensión Manolo que está muy bien  y muy limpia (37 euros doble con desayuno y 7 euros por persona la cena).

Mañana nos espera una jornada muy dura y aquí hace mucho frío . Nos vamos a dormir.

 

A Fonsagrada. Fontem Sacra.

 

24 de Agosto de 2.007: A Fonsagrada-Cádavo Baleira. 25 km.

 

Nos levantamos temprano, a las 7.30 de la mañana y una niebla impresionante nos da los buenos día. Nos arreglamos y bajamos a desayunar. No tenemos prisa porque la etapa de hoy se prevé dura y con niebla, más. Desayunamos tranquilamente y desayunan con nosotros cinco peregrinos que parece ser que van a hacer el Camino a caballo pero con algún coche de asistencia para llevarles el equipaje. Salimos de A Fonsagrada a las 9.00 con una niebla impresionante que no nos deja ver más allá de unos 40 metros.
Ray en A Fonsagrada. Una mañana con mucha niebla.
Dejamos de A Fonsagrada por una senda paralela a la carretera, dejamos el cementerio y paramos a echar unas fotos en un área de recreo con una fuente. Enseguida llegamos al primer pueblo, Padrón.

El paisaje es impresionante: verde, verde y más verde. Comenzamos la subida al Alto de Montouto. La niebla comienza a levantar y deja paso a un día precioso, con calorcito y sol. Antes de llegar a la cota más alta nos paramos en una mesa donde el paisaje que vemos es alucinante, hace mucho viento.

Seguimos y llegamos al Alto de Montouto donde nos vemos a los dos primeros peregrinos a pie que encontramos en este Camino. Realmente este lugar tiene algo de magia. Una ermita reconstruida por una escuela-taller y las ruinas del antiguo Hospital de Santiago de Montouto, fundado en 1357 por Pedro I el Cruel. Da la impresión de que lo quieren reconstruir, y no estaría mal poder dormir al cobijo de estas antiguas piedras que dieron calor a tantos peregrinos. Detrás de las ruinas hay un dolmen de 5 piedras. Decidimos parar a tomarnos un bocata de chorizo acompañado de clarete de la Rioja en nuestra bota de vino, que en este Camino será la envidia de muchos, y descansar un rato. Hay una especie de piloncillo con agua de la montaña en el que Rosa mete los pies para refrescarlos. Oímos los cascos de los caballos que salieron de A Fonsagrada poco después que nosotros pero no bajan a ver esta maravilla. ¡Ellos se lo pierden!.
Rosa en el Alto  de Montouto
Bajamos por un pinar hasta Paradavella y A Degolada, la bajada es algo dura sobretodo cuando tienes problemas en las rodillas. Compramos en un bar-tienda una barra de pan con el precio del próximo año pero tna dura  que parecía del año anterior, una lata de pimientos morrones y otra de atún en aceite para un bocata. ¡Cosas del Camino!. Otra subidita hasta A Lastra y otra de propina hasta Fontaneira donde hemos vuelto a parar para tomarnos otro bocata. Estamos bastante cansados por tantos desniveles pero el descanso reponedor nos ayuda a la última subida hasta el Alto de Carballín. La última bajada nos lleva hasta Cádavo Baleira y vuelve a ser bastante empinada y con mal firme, ¡cómo para hacerla en bici! (palabras deRosa).

Llegamos enseguida al albergue que está lleno, sellamos y buscamos la pensión Eligio, donde una doble con baño nos cuesta 30 euros. Nos tomamos una cervecita que nos sabe a gloria. Todo está muy limpio, como siempre en Galicia. Nos damos una ducha, compramos algunas cosillas y nos vamos a misa a las 20:00h, una misa que sólo dura 15 minutos y en la que somos los únicos peregrinos, he aquí las diferentes elecciones para hacer el Camino.

Cádavo es un pueblo bastante grande y sin encanto pero esta primera etapa pasa por unos lugares maravillosos y solitarios que invitan a la reflexión donde parece que el camino lo vas abriendo tú, y que os animamos a conocer.

Al día siguiente…
Top