7ª Etapa. Puente Duero-Castromonte

7ª Etapa. Puente Duero-Castromonte. 18 de octubre de 2017. 37 kms.

Salgo de Puente Duero a las 8, es completamente de noche y esta lloviendo. Arturo, el hospitalero, desayuna conmigo y me despide. La primera parte, tras cruzar el puente sobre el Duero, avanza junto al río, pero no veo nada. Luego un andadero de arena de playa pegado a la carretera de esa que te hundes inaguantable.
Por fin llego a Simancas, una ciudad preciosa a orillas del Pisuerga, justo cuando este río se une al Duero.
Paro a desayunar otra vez, traigo la planta del pie izquierdo molida, no se si por la arena de playa.
Después de cruzar por debajo la autopista que va a Valladolid el Camino se interna en un tramo precioso, profunda Castilla, Valladolid es impresionante, paisajes inolvidables, el día también acompaña. Castilla esta bonita esta mañana.
Llego a Ciguñuela y paro a tomarme un pincho de tortilla. Me impresiona la torre de su iglesia que se ve desde muy lejos.
Después de Ciguñuela otro tramo impresionante hasta Wamba, paro en su iglesia que está cerrada, aunque gracias al último encuentro de Peregrinos de Villalón ya la conozco bien, al igual que su osario.
Otro tramo de Castilla pura hasta Peñaflor de Hornija. Poco antes de Peñaflor sus famosas bajada y subida que te dejan exhausto.
Llego al pueblo donde iba a dormir y comienza mi odisea, llevo 28 kms y era un buen final de etapa, pero el albergue esta cerrado, la hospitalera no está en su casa, su hermano no tiene las llaves ni me da su teléfono, me dice que pregunte en la casa del alcalde, nadie me abre, voy al bar del pueblo y… no es que tengan mucho interés, pasa todo el mundo de mi. Que pueblo! Son las 15:30, así que me piro, 9 kms mas tienen la culpa, pero son añadidos, en fin aceleró y a las 5 estoy entrando en Castromonte.
Magnífico albergue y te atienden de inmediato. Sólo otro día más. Cenando un bocadillo en el bar del pueblo.
La etapa de hoy ha sido la más bonita junto con la Fuenfria de este Camino, con paisajes de caminos rectos que nunca terminan, sin ver carreteras apenas. Etapas en las que Castilla te deja huella. Valladolid es soberbia.
De Segovia, en su descargo diré que la pillé con mucho calor. Me gusta más este paisaje que los pinares, por cierto que hoy, quitando el andadero a Simancas ya no he pasado ninguno.
Buenas noches, mañana un paseo a Medina de Rioseco.

Al día siguiente…

Las Fotografías de la etapa:

Top