1ª etapa. Covadonga-La Isla. Bitácora.

Prólogo. Cangas de Onís. Día 03/08/2009

En Agosto iniciamos lo que hasta ahora es nuestra última peregrinación. Esta vez elegimos salir desde la Virgen de Covadonga y desde allí enlazar con el Camino Norte en Ribadesella, para continuar por él hasta Santiago.

Llegamos a Cangas de Onís sobre las 5 de la tarde del día 3 de agosto de 2009, allí nos esperaba nuestro amigo “el toro” para llevarnos a la pensión que nos había buscado, donde nos antedieron de maravilla, y de ahí al “Campanu” el mejor chigre de Cangas, a hartarnos de sidra; luego visita cultural y de cenita hasta un poco tarde, a eso de las 11, nosotros nos fuimos a dormir…y como a él “píquenle les tetes” muy a a menudo, pues salió a tomar algo.

1ª Etapa. Covadonga-La Isla. Día 04/08/2009. 47 kms.

Quedamos con toroastur a las 09:00 para desayunar y que nos subiera a nosotros y las bicis a Covadonga donde empezaríamos ese día nuestro peregrinar. Allí, despedida de nuestro amigo, sello de la credencial, petición de ayuda a la Virgen y a comenzar.

Salimos de Covadonga con toda la ilusión; inmediatamente llegamos a Cangas y desde allí un andadero al lado de la carretera nos llevará a Arriendas.

Bajando a Arriondas

Bajando a Arriondas

Luego por carretera hasta Ribadesella

Después llegada al mar. Ribadesella nos espera con un día maravilloso, así que a descansar que ya llevamos casi 30 kms.

En Ribadesella

En Ribadesella

Al salir de Ribadesella, comenzaron los problemas, cogimos un camino señalizado con flechas amarillas, que resultó no ser el Camino sino un recorrido circular que subía a un monte y luego tras 7 kms volvía a bajar a Ribadesella. Infernal.

Sin más problemas y tras pasar por San Esteban de Leces;

En el albergue de San Estebán de Leces

llegamos al albergue de La Isla, que está completo, por lo que pedimos que nos dejen poner la tienda en el jardín y como sobran colchones cogemos uno de 90 para dormir los 2, un poco mas cómodos que en las jodidas esterillas. Perdón, pero es que todavia nos duele la espalda de otras noches de ese Camino.

Lo mejor del día es que pudimos ir a bañarnos a la playa de La Isla, que está muy bien y cerca del albergue; aunque en ese momento no le dimos mucha importancia al bañito, pues creíamos que durante este Camino iba a haber muchos mas, luego, con el pasar de los dias, fuimos comprendiendo que esa sería la única vez que nos bañaríamos en el mar.

Bañito en la Playa de La Isla

Al día siguiente…
Top