12ª etapa. Reliegos-León. Bitácora.

3 de mayo de 2014. Reliegos-León. 26 kms

Emprendemos la última etapa. Nos levantamos pronto, a las 6:30h Salimos a las 7:15h. Hace un frío del carajo. Está helando. Llevo las manos congeladas. Salimos del albergue al Camino. De nuevo cogemos el andadero paralelo a la carretera 120-601. En Mansilla de las Mulas entramos en un albergue privado a tomar un café caliente porque estamos heladas. Nos encontramos con Elena que ha parado también a desayunar. Elena tiene prisa porque su autobús sale a las 15:30h de León a Vitoria.

Un poco más templadas cruzamos el pueblo. Seguimos paralelas a la carretera 601 otros 4 kms hasta Villamoros de Mulas. Estamos a 2kms de Puente de Villarente. Hay que tener mucho cuidado porque vamos por la carretera y hay mucho tráfico. En Puente hay de todo: farmacia, albergue, hostales, restaurantes, tiendas, etc

Salvado el cruce de Bañar, el Camino se separa de la carretera por la derecha. Entramos en Arcahueja. Dejamos una fuente a la izquierda, una pequeña cuesta y entramos en el pueblo. Cuando llegamos arriba, a una pequeña plaza, el Camino sigue por la derecha. Seguimos y nada más pasar el cementerio, que nos queda a la derecha, tomamos de nuevo la pista hasta Valdelafuente. Estos 2 kms se nos hacen algo lentos y volemos a parar. Sólo nos quedan 7 kms. ¡Esto está hecho!

Subimos al Alto del Portillo. Arriba colocamos una cruz con florecillas y bajamos. Cruzamos la autovía por una pasarela y continuamos bajando. Hacemos una nueva paradita para descansar los pies que los llevamos un poco recalentados. Al levantarme, no sé qué hago con la rodilla pero me cruje. Vemos de nuevo a Jose y continuamos con él hasta Las Carbajalas.

Conseguimos llegar lo suficientemente pronto como para cambiar nuestros billetes que teníamos para mañana y volvernos hoy para casa. Mañana es el Día de la Madre y pasarlo con  nuestras familias es el mejor de los regalos. Comemos con Jose en las Carbajalas y nos volvemos a casa. Jose seguirá hasta Santiago. En unos días se reencontrará con su mujer que lo acompañará hasta el final de su Camino. Buen Camino, Jose.

Y hasta aquí este peregrinaje algo especial, sobre todo por los cinco años que nos ha costado llegar hasta aquí. Pero sabemos que este no será el último y que nos quedan muchas experiencias por compartir.

Gracias, hermana, por estos cinco años de entusiasmo.

“Que Dios ponga una estrella en tu Camino e ilumine los pasos de tu destino”

Un año y medio después….

FOTOGRAFÍAS DE LA ETAPA:

Top